TARDE DE ZARZUELA

BATUTA DE PLATA
31/10/2021
BALLET NAVIDEÑO
24/11/2021
 
 

TARDE DE ZARZUELA

DOMINGO 28 Y LUNES 29 DE NOVIEMBRE DE 2021. 20h.
SOPRANO: ANDREA JIMÉNEZ
DIRECTOR: J. VICENT EGEA


Este año 2021 se cumple la mayoría de edad (18 sesiones) del Concierto Extraordinario de Zarzuela que La Pamplonesa realiza en torno a la festividad de San Saturnino, patrón de Pamplona. Desde el primero realizado en 2004 en torno al maestro Serrano hasta éste, la banda ha interpretado en torno a 150 números de este género tan nuestro. También ha realizado obras completas y han colaborado con ella numerosos coros y cantantes que han dado vida a los principales personajes protagonistas. Esta vez se cuenta con la colaboración de la joven y brillante soprano pamplonesa Andrea Jiménez, que cantará una selección de las Romanzas para soprano más importantes, alternadas con las principales oberturas y preludios del género. Una magnífica velada, como todas las que le han precedido en años anteriores.

 
 
 
 

PROGRAMA

 

 

NOTAS AL PROGRAMA

[...] quien, sin asistir a la representación de El tambor de granaderos, hubiese oído anoche los aplausos, vítores y aclamaciones con que el pueblo soberano celebraba la obreja estrenada en el Eslava, hubiera creído, de seguro que había resucitado Calderón o que Wagner y Shakespeare, por milagroso acaso, se habían juntado para crear entre ambos la epopeya dramática más asombrosa de cuantas se han producido en el transcurso de los siglos”.(Francisco Fernández Villegas- Fdo.: Zeda) 17-XI-1894

La zarzuela se remonta al siglo XVII, ligada al Palacio de la Zarzuela situado en el Real Sitio de El Pardo, en un paraje cubierto por gran cantidad de espinos y zarzamoras. Ahí se ubicaba el teatro en el que se realizaron sus primeras representaciones, de ahí su nombre. Sin embargo, el esplendor llegó en la 2ª mitad del s. XIX, con la restauración y construcción de teatros que atrajeran al público. Las inauguraciones del Teatro de la Zarzuela (1856) y del Teatro Apolo (1873), tuvieron un papel decisivo. Autores como Oudrid, Barbieri y el tudelano Gaztambide fueron los primeros de una larga lista que llenaron los teatros hasta las primeras décadas del siglo XX. Por entonces, la zarzuela grande y el género chico, de menor duración, representaba gran parte del ocio de la sociedad española. Sólo en Madrid había más de treinta teatros, con una producción total de más de cinco mil obras.

Aunque los compositores desarrollaron estilos muy diferentes, la música tenía un aspecto más unificado, con partituras pensadas para actores-cantantes y gran número de danzas de moda como el tango, schottisch, zapateado, pasacalles, pasodoble, canciones de amor (romanzas), canciones a dúo, o pasajes de origen tanto autóctono -seguidillas, fandango- como extranjero -vals-. De carácter costumbrista, era el reflejo de una sociedad representada por comerciantes, mendigos, militares, toreros y muchos otros personajes que viven o malviven independientemente del lugar en el que transcurra cada zarzuela. La Zarzuela grande tenía elementos comunes, aunque con la propia personalidad de cada autor. Eran obras en tres actos que abarcaban una función completa con sus respectivos entreactos y duraban entre dos y tres horas. Los temas eran de carácter nacional, muchos de ellos ambientados en los majos y majas madrileñas. También las había ambientadas fuera de Madrid, aunque no era lo habitual debido a su estreno en la capital. Se alternaban partes habladas con partes cantadas, sin que dominara ninguna de las dos. A este pertenecen El Barberillo de Lavapiés (1874), El niño judío (1918), La Marchenera (1928), La pícara molinera (1928). De similar estructura es la opereta en dos actos Katiuska (1931). Por su parte, la zarzuela chica seguía el modelo de cuatro sesiones diferentes diarias de una hora de duración, lo que facilitó el acceso a capas sociales más modestas. De este tipo son El tambor de granaderos (1894), Chateau Margaux (1887), La Tempranica (1900), El Barbero de Sevilla (1901), La Torre del Oro (1902) y La canción del olvido (1916).

A partir de 1900 la zarzuela decayó por la pérdida de rentabilidad y el auge del cinemátografo, aunque resurgió por el empeño de autores como Luna, Sorozábal o Fernández Caballero. Muchas veces eran los propios autores los que realizaron los arreglos para banda o los que los dirigían, como Pablo Sorozabal, director de la Banda Municipal de Madrid durante la Guerra Civil. Era la mejor forma de dar a conocer la música que se escenificaba en los teatros, ya que no todos podían permitirse acceder a ellos. Los títulos que integran el repertorio pertenecen al periodo de máximo esplendor del género entre el último tercio de s. XIX y el 1º del XX. Si las grandes voces femeninas de la lírica española como Montserrat Caballé, Teresa Berganza, Victoria de los Ángeles o Pilar Lorengar contribuyeron al éxito de este género, hoy los jóvenes cantantes siguen acercándose a él, como la soprano pamplonesa Andrea Jiménez. Interpretará junto a la banda canciones y romanzas que La Pamplonesa conoce muy bien, pero también números que se hacen por primera vez como “La petenera”, “De España vengo”, “Vivía sola”, “Sierras de Granada”o la “Romanza de Angelita” a ritmo de vals. Además, oberturas y preludios que la banda realizará en solitario. Muchos motivos para no perderse esta doble sesión de “Tarde de Zarzuela” por la festividad de San Saturnino, que este año cumple su mayoría de edad consecutiva a pesar de los esfuerzos de la pandemia por evitarlo. Ahora es el momento de la responsabilidad de todos para que siga siendo así.

Luis Mª San Martín Urabayen

 
ANDREA JIMÉNEZ
Soprano

La soprano navarra realiza su carrera musical en el Conservatorio Pablo Sarasate de Pamplona en las especialidades de violín y de canto. Becada por la Universidad de Berna (Suiza) y por el Gobierno de Navarra, en 2016 forma parte del Swiss Opera Studio de la Universidad de Berna y trabajó en el Theater Orchester Biel Solothurn interpretando los roles de Brigitte en Iolanta de Tchaikovsky, Valencienne en Die lustige Witwe de Lehár, Donna Elvira y Donna Anna de Don Giovanni de Gazzaniga en teatros de Suiza, bajo batutas como Vladislav Karklin o Jérôme Pillement. Entre sus papeles destacan Serpina en La serva padrona de Pergolesi, Belinda en Dido y Eneas de H. Purcell, Fräulein Silberklang en Der Schauspieldirektor de Mozart, Pamina en Die Zauberflöte de Mozart, Marzelline en Fidelio de Beethoven o Adina y Giannetta en L’elisir d’amore de Donizetti.
 
 

Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies