OSASUNA Y LA PAMPLONESA

Doble sesión para el concierto «Aires Latinos»
20/10/2020
LOS SANFERMINES DE LA PAMPLONESA
03/11/2020

La banda La Pamplonesa toca en la calle mientras jugadores, técnicos y directiva de la plantilla de Osasuna saluda a la afición desde el balcón del Ayuntamiento, durante la celebración del ascenso del equipo a Primera División.

A lo largo de su historia, estas dos instituciones centenarias han tenido una estrecha relación. Ambas han colaborado en numerosas ocasiones y han sido parte importante en la vida e historia de la capital navarra. La banda ha estado en sus inauguraciones y ha celebrado sus éxitos con su música. Sin ir más lejos, permanecen unidas a través del Himno de Osasuna, compuesto por D. Manuel Turrillas, uno de los insignes miembros de la banda a la que perteneció durante 50 años. Son casi como hermanas, una nacida el 24 de septiembre de 1919 y otra el 24 de octubre de 1920.

Aunque hay noticias de intervenciones en la década de 1950 en el campo de San Juan, el primer gran momento que compartieron fue con motivo del ascenso de Osasuna a Primera División en 1961. La banda estuvo dirigida por el maestro Sorbet. Seguramente el equipo aplicó todos los valores que mencionaba el himno de Turrillas, recién grabado por entonces por Los Iruña'ko.

La Pamplonesa en el campo de San Juan. Ascenso a 1ª División. 30 abril 1961

Pocos años más tarde, el 2 de septiembre de 1967, se inauguró el estadio de El Sadar. Como fecha importante para el club pamplonés, La Pamplonesa no faltó al evento. Según las crónicas, “se jugó un partido entre el Zaragoza y el Vitoria de Setúbal de Portugal, en el que era el primer encuentro del torneo triangular que organizaron los navarros para esa efeméride. El saque de honor lo hizo el presidente del C.A. Osasuna, D. Jacinto Saldise, acompañado por el arquitecto del estadio, D. Tomás Arrarás. El partido se celebró a las ocho de la tarde y fue necesaria la luz artificial. Iluminaron el estadio cuatro torres, situadas en las cuatro esquinas, con 36 focos cada una y 19 reflectores en cada banda. Antes del partido, el estadio fue bendecido por el párroco de San Fermín, acompañado por la directiva rojilla, autoridades locales y otras personalidades. Los tres equipos participantes en el triangular desfilaron por el césped precedidos por el grupo de danzas del Ayuntamiento de Pamplona. También desfilaron las categorías inferiores del club. La Pamplonesa se encargó del repertorio musical. El director de la banda por aquel entonces era José Luis Gómez.

Inauguración del Estadio de El Sadar, 2 de septiembre de 1967 (AMP)

Otro gran momento en el que volvieron a encontrarse fue el ascenso a Primera División en la temporada 1979-80. Esta vez le tocó al maestro García dirigir a la banda en este acto. En Valencia es bastante común este tipo de presencia de la música en el césped de los campos de fútbol y se mostró encantado y muy orgulloso de su banda.

Ascenso de Osasuna a 1º División. El Sadar, junio de 1980

Precisamente, D. Ricardo repitió en el Sadar en 1991 con motivo de la clasificación ya decidida de Osasuna para la UEFA. Y además, el momento fue muy especial para él, ya que en ese partido el equipo local se enfrentaba al equipo de su tierra, el Valencia. La banda, perfectamente formada como a él le gustaba, interpretó el Riau Riau desde el centro del campo y dio una vuelta completa a los sones del Himno de Osasuna. Además, pudo ver desde la nueva grada de preferencia, junto a los músicos, la victoria del Valencia por 0-2. No importó la derrota local, ya que todos quedaron contentos.

La Pamplonesa en El Sadar. Clasificación para la UEFA. 2 de junio de 1991. (BMP)

Desde entonces La Pamplonesa no ha vuelto a El Sadar, aunque eso no significa que hayan dejado de estar relacionados. A finales de 2015, cuando Osasuna iba líder de Segunda División, la plantilla al completo visitó la Academia de ensayo de La Pamplonesa, para rendir homenaje a la figura de D. Manuel Turrillas, autor de su himno. El hijo de D. Manuel, José Luis Turrillas, hizo entrega de la partitura original del himno a la plantilla y directiva de Osasuna, encabezada por Luis Sabalza. Los músicos de La Pamplonesa fueron testigos de ese momento y se brindó la posibilidad de dirigir la banda a su entrenador, Enrique Martín, que no desaprovechó. Eufórico por el momento, la invitó a volver a El Sadar: Ha sido espectacular, una sensación increíble y una experiencia vital. Para rato pensaba yo que un día iba a dirigir a La Pamplonesa y el Himno de Osasuna. Pocas personas lo pueden decir del ámbito deportivo. Es otro de los regalos que me llevo de este trayecto. Les he invitado a bajar a tocar a El Sadar un día antes del partido, como sucedió el año que ascendimos. Tienen que tocar el Himno de Osasuna y el Riau Riau por lo menos. A partir de ahí, lo que quieran. Y a ver si este año en alguna de las dianas sanfermineras podemos estar todo el equipo con ellos y celebrar alguna historia bonita”. Todavía él no sabía que terminaría ascendiendo, pero de nuevo la presencia de La Pamplonesa y la música de Turrillas dio suerte al club, ya que en junio de esa temporada certificó vía play-off el ascenso a la Primera División. No se sabe si estuvieron los jugadores en las dianas de los Sanfermines de ese año, probablemente sí. Quien no faltó, fue el técnico de Campanas.

En agradecimiento a este emotivo acto, la plantilla regaló una camiseta y un balón firmados, que se unieron al que ya tenían de 1991. Durante casi una hora, los jugadores rojillos conocieron el local de ensayo y los orígenes del himno de su Club, que escuchan cada dos domingos al saltar al campo. Una bonita experiencia para todos.

Enrique Martín, entrenador de Osasuna, dirigiendo a La Pamplonesa. (Patxi Cascante, Diario de Noticias)

Enrique Martín, junto a la primera foto de La Pamplonesa (Patxi Cascante, Diario de Noticias)

José Luis Turrillas hace entrega de la partitura original del Himno de Osasuna a su Presidente, Luis Sabalza. (Patxi Cascante, Diario de Noticias)

Capitán, entrenador y directivos de Osasuna, junto a representantes de La Pamplonesa (BMP)

Plantilla de Osasuna en la sede de La Pamplonesa (Patxi Cascante, Diario de Noticias)

Camiseta y balón firmados (BMP)

Balón firmado de 1991 (BMP)

Y, como no, A la fiesta del ascenso en junio de 2016 no podía faltar La Pamplonesa. Ambos jugaron como locales, ya que la Plaza Consistorial es como la casa de la banda y allí siempre le jalean. A modo de ensayo del 6 de julio que pronto llegaría, interpretó música sanferminera, así como el Riau Riau y el Himno de Osasuna que todos corearon. Las imágenes hablan por sí solas. Una gran comunión entre Osasuna, la ciudad, los pamploneses y La Pamplonesa, que continuará en el futuro.

La Pamplonesa, esperando la llegada de Osasuna. (BMP) 

 

Actuación de La Pamplonesa en la celebración del ascenso (Javier Bergasa, Diario de Noticias)

Los presidentes de Osasuna y La Pamplonesa, brindando por el ascenso. (BMP)

Miembros de La Pamplonesa con el futbolista Mikel Merino (BMP)

Enrique Martín dirige a La Pamplonesa en las Dianas (Javier Bergasa, Diario de Noticias)

Enrique Martín, Gallico de Oro, dirige a La Pamplonesa (Javier Bergasa, Diario de Noticias)

 

Fuente: "100 años con La Pamplonesa.

100 urte zurekin"

Autores: Luis Mari San Martín, Rebeca Madurga y Javier Marquínez

A la venta en librerías. 

Disponible en las bibliotecas de Pamplona.

Español

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies