CLÁSICOS POPULARES

MÚSICA ORIGINAL PARA BANDA
20/02/2018
AMAIA ROMERO VISITA A “LA PAMPLONESA”
09/03/2018

La Pamplonesa ofrece un concierto en colaboración

con el Conservatorio Profesional “Pablo Sarasate”

El próximo domingo 11 de marzo, a las 12:00 horas en el Teatro Gayarre, “La Pamplonesa”, en colaboración con el alumnado del Conservatorio Profesional “Pablo Sarasate” de Pamplona, ofrecerá una propuesta basada en la transcripción para banda de música de obras compuestas originalmente para otro tipo de formación musical.

En esta ocasión, a través de una banda de gran formato integrada por los músicos de La Pamplonesa y el alumnado más destacado del Conservatorio Profesional, se podrán escuchar “Clásicos” que se han hecho “Populares”.

 

REPORTAJE

El alumnado del Conservatorio Profesional "Pablo Sarasate" de Pamplona, en primera persona:

 

PROGRAMA

 

 NOTAS AL PROGRAMA

El Conservatorio Profesional de Música “Pablo Sarasate” es un centro público dependiente del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra. Creado en el año 1956 a partir de la Academia Municipal de Música de Pamplona, en él estudian casi 600 alumnos repartidos en 25 especialidades. Su Proyecto Educativo tiene tres grandes objetivos: 1) Educar personas, 2) Formar músicos, orientarles profesionalmente y prepararles para los estudios superiores de música y 3) Impulsar en la sociedad navarra el interés por la música y por la asistencia a conciertos. El instrumento es el eje vertebrador de cada especialidad, aunque los alumnos también reciben formación en materias como análisis, armonía, piano complementario, historia de la música y del arte... que persiguen la formación integral del músico. Y además, en agrupaciones instrumentales y música de cámara, lo que proporciona un valor añadido en valores sociales, afectivos y de compañerismo.

Desde la Antigüedad, han existido grupos de viento que acompañaban los grandes momentos de cada civilización y que creaban un repertorio que cada cultura sentía como propio. Así sigue siendo, ya que son las bandas las que participan en los actos protocolarios entre altos mandatarios, monarcas y jefes de Estado. A partir del s. XVIII las orquestas asumieron un repertorio específico destinado a un público que buscaba distinguirse, pero la transcripción y adaptación a banda hizo que esas obras se conocieran. El crítico Julio Gómez afirmaba en 1941: Nuestros empingorotados críticos que desprecian olímpicamente las bandas y hablan irónicamente de las transcripciones, no saben lo que se dicen. Que en la plaza de un pueblo o ciudad se oiga el Larghetto de clarinete de Mozart, es un acto evangelizador por el cual merece una estatua quien lo realiza. De hecho, muchos compositores transcribían sus obras para divulgarlas. Hoy en día, aunque las Bandas tienen su propio repertorio, no está de más recordar cómo el público conoció esas obras por primera vez. Y eso vamos a escuchar hoy. Clásicos que se han hecho “populares”, a través de una banda de gran formato integrada por los músicos de La Pamplonesa y alumnos destacados del Conservatorio Profesional. Una buena forma de adquirir hábitos de trabajo y de unión en el grupo, así como una bonita experiencia para los futuros profesionales de la música.

El repertorio es muy acertado. Mihail Glinka (1804-1857) es el “padre” del nacionalismo ruso. Formado en San Petersburgo, Italia y Alemania, su primera ópera, Una vida por el Zar (1836), tiene por tema la invasión de Rusia por los polacos en 1613 y contiene canciones populares. La segunda, Russlan y Ludmilla (1842), también contiene música folclórica de su país. Su obertura es brillante y enérgica, pero a la vez de gran lirismo. D. Shostakovich (1906-1975), además de ser el principal compositor soviético de mediados del s. XX, compuso música para más de 30 películas y el emergente jazz, aunque su estilo es más cercano a la música vienesa que al jazz norteamericano. La 2ª Suite de jazz (1938) fue compuesta para la recién creada Orquesta Estatal de Jazz. Entre sus seis números hay alguno muy conocido, aunque no siempre relacionado con su verdadero autor. Sencillamente deliciosa, es el reflejo de una sociedad cambiante que buscaba su propio camino.

La Marcha Húngara del francés Héctor Berlioz (1803-69) fue escrita para satisfacer a la audiencia durante su gira por Hungría. Estrenada en Pest en 1846 con enorme éxito, terminó por incluirla en La Condenación de Fausto, una leyenda dramática para orquesta, voces y coro. Por último, la ópera Carmen del francés George Bizet (1838-1875), es una de las más importantes del género. La acción transcurre en Sevilla a mediados del s. XVIII y se estrenó apenas varios meses antes de la muerte de su autor. La suite de la ópera está formada por alguno de los principales temas de la obra, como la Canción del “Toreador”, la Jota Aragonesa y la Habanera, basada en una melodía del músico alavés Sebastián Iradier (1809-65). Disfruten del concierto.

Luis Mª San Martín Urabayen

 

DESCARGAR INFORMACIÓN

DOSSIER 2018 03 11

Español